Universidad Nacional Experimental de los Llanos Occidentales "Ezequiel Zamora" La universidad que Siembra Esperanza y MEDICOS
   
  Medicina integral comunitaria
  Morfofisiología Humana IV. tema 1 AO 1
 
SEMANA 1 

TEMA 1
SISTEMA CARDIOVASCULAR
Nuestro saludo para todos y sean bienvenidos a la Morfofisiología Humana IV. Las enfermedades cardiovasculares constituyen una importante causa de morbilidad y mortalidad en el mundo, por lo que el conocimiento de las características morfofuncionales de las estructuras que componen el sistema cardiovascular, les permitirá actuar en la promoción de salud y prevención de enfermedades relacionadas con el mismo. En el día de hoy orientaremos el estudio de las características morfofuncionales del corazón como órgano central de este sistema.
 
1. Explicar las características morfofuncionales del corazón teniendo en cuenta su origen y desarrollo, las particularidades macroscópicas, microscópicas, relaciones y topografía, que le permiten desempeñar su función de bomba, a través de situaciones reales o modeladas, vinculándolas con la práctica médica, auxiliándose de la bibliografía básica y complementaria en función de la formación del médico integral comunitario.
2. Explicar los acontecimientos del ciclo cardíaco haciendo énfasis en los cambios de presión, volumen y ruidos cardíacos, auxiliándose de la bibliografía básica, complementaria y los medios disponibles en función de la formación del médico integral comunitario.
3. Explicar el proceso de excitación cardiaca, destacando la importancia del sistema excitoconductor y sus relaciones con el electrocardiograma (ECG), utilizando la bibliografía básica y complementaria así como los medios disponibles en función de la formación del médico integral comunitario.
4. Interpretar las manifestaciones que se producen en el organismo a consecuencia de desviaciones del desarrollo o del funcionamiento normal del corazón, en situaciones reales o modeladas, vinculándolos con los principales problemas de salud de la comunidad, auxiliándose de la bibliografía básica y complementaria y los medios disponibles en función de la formación del médico integral comunitario.
Para decir:
El estudio de estos contenidos les permitirá:
 Explicar las características morfofuncionales del corazón teniendo en cuenta su origen y desarrollo, las particularidades macroscópicas y microscópicas, así como sus relaciones topográficas; las características del ciclo cardíaco haciendo énfasis en los cambios de presión, volumen y ruidos cardíacos, además, la importancia del sistema excitoconductor y sus relaciones con el electrocardiograma, e interpretar las manifestaciones que se producen en el organismo a consecuencia de desviaciones del desarrollo o del funcionamiento normal del corazón.
 
El sistema cardiovascular está constituido por el sistema vascular sanguíneo, formado a su vez por un órgano central, el corazón, considerado un vaso sanguíneo modificado debido a sus características especiales, un sistema de conducción de la sangre formado por las arterias, venas y capilares y también forma parte de éste, el sistema vascular linfático.
Las primeras expresiones de la formación de este sistema se observan en la tercera semana, con el inicio de la vasculogénesis y la angiogénesis.
 
En la vasculogénesis, los vasos se forman a partir de islotes sanguíneos originados de células mesodérmicas que se diferencian en hemangioblastos, un precursor común de vasos y células sanguíneas. En el centro del islote, los mismos se diferencian en células madres hematopoyéticas, que originan todas las células de la sangre, mientras los hemangioblastos periféricos forman angioblastos, que posteriormente se diferencian en células endoteliales formadoras de vasos.
El segundo mecanismo de formación de vasos sanguíneos es la angiogénesis. En el mismo, una vez que por vasculogénesis se ha formado un lecho inicial de vasos sanguíneos, aparecen por proliferación celular, brotes de nuevos vasos que se comunican entre sí y se extienden a todas las partes del embrión.
Las estructuras resultantes de estos procesos cumplen con el modelo estructural de órgano tubular.
 
Este modelo estructural general de órgano tubular, plantea que estos órganos presentan una pared formada por tres capas concéntricas, que varían en dependencia de la función que realice el órgano. Dicho modelo ya fue abordado en la Morfofisiología Humana III, no obstante les recordamos que presenta:
Una capa interna constituida por un epitelio de revestimiento y tejido conectivo.
Una capa media constituida por tejido muscular dispuesto en túnicas y tejido conectivo y
Una capa externa que puede ser adventicia o serosa.
 
En la imagen se representan dos cortes de un embrión humano de tres semanas. En ellos pueden apreciar, que en este momento del desarrollo las lagunas trofoblásticas contienen sangre materna, mientras en el corion comienzan a diferenciarse los primeros vasos sanguíneos. Noten que en el interior del embrión, en el lugar conocido como “área cardiogénica” también comienzan a formarse elementos vasculares. Estos procesos responden a los mecanismos formadores de vasos analizados anteriormente.
 
Las imágenes muestran tres cortes en un embrión de tres semanas, donde podemos ver el desarrollo inicial del sistema cardiovascular. Observen los islotes sanguíneos situados a lo largo de toda la pared lateral del embrión y muy especialmente el área cardiogénica, situada en este momento en la región más cefálica del embrión, por delante de la membrana bucofaríngea.
 
Como se ha observado hasta este momento en las paredes laterales del disco embrionario, aparecen acúmulos de células, que al organizarse forman inicialmente un plexo que se une en la porción más cefálica del disco, adquiriendo forma de herradura, de este plexo se originan dos tubos longitudinales, que se sitúan uno a cada lado de las paredes laterales del embrión y se denominan tubos endocárdicos. Dorsalmente a ellos aparecen un par de vasos longitudinales, las aortas dorsales, quienes posteriormente se comunican por su extremo más cefálico con los tubos endocárdicos.
 
Para comprender el desarrollo inicial del corazón, es necesario recordar un fenómeno ya estudiado pero trascendental en el desarrollo prenatal, que es el plegamiento embrionario.
El plegamiento lateral del embrión acerca entre sí los dos tubos endocárdicos, lo que favorece que se fusionen, formando el corazón tubular.
Con el plegamiento cefalocaudal, el corazón tubular, que inicialmente estuvo situado en la porción más cefálica del embrión, por delante de la membrana bucofaríngea, se sitúa en una posición cada vez más ventral, hasta alcanzar su localización definitiva en la pared anterior del cuerpo y ahora caudal a la membrana bucofaríngea.
Otra consecuencia de este plegamiento es la formación del primer par de arcos arteriales que comunican el corazón tubular con las aortas dorsales.
 
Veamos una secuencia de imágenes que resumen el proceso de formación del corazón tubular.
Observen como inicialmente los tubos endocárdicos son pares, con posterioridad se unen entre sí de manera paulatina, hasta que finalmente quedan formando una estructura única, el corazón tubular, y en él pueden distinguirse cuatro partes, que en dirección caudocéfalica son: los senos venosos derecho e izquierdo, única porción de estructura par, la aurícula primitiva, el ventrículo primitivo y el bulbo cardíaco. Es válido señalar que el corazón tubular queda unido cefálicamente a las aortas dorsales y por su parte caudal a las venas vitelinas, onfalomesentéricas y cardinales.
En este momento, que ocurre aproximadamente entre finales de la tercera semana y principio de la cuarta, comienza a circular la sangre fetal por el embrión, estableciéndose lo que se conoce como circulación embrionaria.
 
El patrón circulatorio durante la vida embrionaria, se caracteriza por la llegada al corazón de vasos venosos que conducen sangre poco oxigenada procedente del saco vitelino y del cuerpo del embrión y sangre oxigenada procedente de la placenta, por lo que al llegar al corazón se mezclan, lo atraviesan y salen del corazón a través de los arcos arteriales hacia las aortas dorsales quienes la distribuyen al cuerpo embrionario, al saco vitelino y a la placenta donde se oxigena nuevamente para reiniciar el ciclo. Es importante señalar que aunque la sangre que sale del corazón está mezclada, contiene la cantidad de oxígeno necesario para satisfacer las necesidades embrionarias debido al pequeño tamaño del embrión en este momento.
A continuación se presenta un resumen de este fenómeno, que te sugerimos lleves a tu cuaderno, durante el estudio individual.
 
*En la circulación embrionaria la sangre circula por el corazón tubular en una dirección única.
*El intercambio gaseoso ocurre en el corion.
*Al llegar al corazón la sangre oxigenada y no oxigenada se mezcla.
 
Además al corazón llega sangre por tres grupos venosos y la misma sale a través de las aortas dorsales, irrigando todo el cuerpo del embrión.
 
Los cambios que transforman al corazón tubular en un órgano de cuatro cavidades, implican modificaciones en su morfología externa e interna. Estos cambios se producen por el crecimiento diferencial de los tejidos del corazón, el cual al estar unidos a los vasos venosos y arteriales se ve forzado a plegarse sobre si mismo, lo que trae como consecuencia la formación del asa cardiaca, provocando que se alcancen nuevas características morfofuncionales.
El plegamiento del tubo cardíaco ocurre en dos sentidos: la porción cefálica se pliega en sentido ventral, caudal y a la derecha, mientras que la porción caudal lo hace en sentido dorsal, craneal y hacia la izquierda, quedando de esta manera el seno venoso y la aurícula primitiva situados por detrás y por encima, mientras el ventrículo primitivo y el bulbo cardíaco quedan por delante y abajo. Cuando este plegamiento ocurre en sentido contrario se produce una malformación denominada dextrocardia, en la que el ápice del corazón está dirigido hacia la derecha.
Estas transformaciones, unidas a los tabicamientos cardíacos que estudiaremos más adelante, transforman el corazón en un vaso con cuatro cavidades, que recibe e impulsa la sangre que necesita el embrión-feto para su nutrición y desarrollo.
A continuación se muestra un resumen de los derivados definitivos del corazón tubular, una vez que ocurren las transformaciones externa y los tabicamientos.
 
Como se observa en la imagen, podemos señalar que el atrio derecho queda constituido finalmente por la porción derecha del atrio primitivo y la incorporación de parte del seno venoso derecho, mientras que el atrio izquierdo se forma por la porción izquierda del atrio primitivo y la incorporación de parte de las paredes de las venas pulmonares .
 
Con relación a la formación de los ventrículos definitivos, el ventrículo derecho se forma con la participación de la región caudal del bulbo cardíaco y la porción anterolateral del cono, mientras que en la formación del ventrículo izquierdo participan el ventrículo primitivo y la región conal posteromedial.
Debe señalarse que de la porción cefálica del bulbo, llamada tronco arterioso, se forman la porción proximal de la arteria aorta y la arteria pulmonar.
A continuación orientaremos el estudio de los tabiques cardíacos. Por razones didácticas los textos, explican cada tabique de manera independiente, se debe recordar que este es un fenómeno que ocurre simultáneamente.
 
En el corazón ocurren cuatro tabicamientos, la formación de los mismos tienen lugar entre la quinta y la décima semanas del desarrollo a través de dos mecanismos :
El mecanismo de tabicamiento por Proliferación celular:
Se caracteriza por el crecimiento de dos masas celulares hacia la luz de la cavidad una frente a la otra hasta alcanzarse y dividirla en dos cavidades. Una variedad de este mecanismo es el crecimiento de una única masa celular que prolifera hasta fusionarse con el lado opuesto de la cavidad. Ejemplo de ello es el tabique atrioventricular y el troncoconal.
El segundo mecanismo, ocurre por plegamiento de la pared de una cavidad y lo analizaremos a continuación.
 
El mecanismo por plegamiento y expansión de cavidades, se produce a consecuencia del crecimiento diferencial en las paredes, consecuentemente una zona crece menos y se pliega hacia el interior de la cavidad, originando un tabique cuya característica fundamental es ser incompleto, es decir nunca divide a la cavidad en dos, sino que requiere de la participación del primer mecanismo para culminar el cierre. Ejemplo de ello es el tabique interventricular y el interatrial.
Es importante señalar que la formación de los tabiques implican cambios en el tránsito de la sangre y en la medida en que aparecen los mismos, el patrón circulatorio cambia, pasando de la circulación embrionaria a la circulación fetal, que será estudiada en la próxima actividad.
A continuación veremos las características generales de cada uno de los tabiques, que deberán profundizar siguiendo las orientaciones del CD.
 
El tabique atrioventricular, divide el canal atrioventricular en una porción derecha y otra izquierda. Hacia finales de la cuarta semana aparecen en este canal, dos rebordes mesenquimáticos llamados almohadillas endocárdicas, las que a finales de la quinta semana se fusionan entre sí, originando dicho tabique. Como puede observarse este es un tabicamiento que ocurre por el mecanismo de proliferación celular.
Además de las almohadillas superior e inferior también se forman un par de almohadillas laterales que participan en la formación de las valvas mitral y tricúspide.
En la imagen se muestra una fotomicrografía de barrido en un embrión de ratón, donde pueden observarse las almohadillas endocárdicas en crecimiento.
 
El tabique interatrial se forma por plegamiento de las paredes. Inicialmente en el borde superior del atrio aparece un pliegue de tejido que crece en dirección a las almohadillas endocárdicas, este pliegue recibe el nombre de septum primun o tabique primario, el mismo no separa completamente las cavidades atriales, sino que entre él y el tabique atrioventricular, existe una comunicación llamada ostium primum o agujero primario. Posteriormente por proliferación de las almohadillas endocárdicas, este ostium primun se cierra.
 
Simultáneamente al cierre del ostium primum, aparecen pequeños agujeros en la pared del septum primum, que forman el ostium secundum o agujero secundario.
Observen que en la formación de este tabique siempre existe una comunicación que permite el paso de sangre entre los atrios.
 Finalmente por delante del septum primum aparece otro pliegue de tejido que también crece en dirección a las almohadillas endocárdicas pero no llega a ellas. La comunicación que queda entonces entre el espacio inferior del septum secundum y el ostium secundum, permite el paso de sangre del atrio derecho al izquierdo y se llama agujero oval, en la figura está representado por una flecha situada debajo del septum secundum.
Las malformaciones producidas por defectos en la formación del tabique interatrial, pueden ser de dos tipos: altas, cuando el defecto es a nivel del ostium secundum, o bajas cuando el defecto es producido por fallo en el cierre del ostium primum.
 
El tabique interventricular tiene dos componentes: uno muscular que se forma por plegamiento de la pared del ventrículo y es incompleto. La otra porción, llamada membranosa, se origina por proliferación celular de las almohadillas endocárdicas atrioventriculares, en él también participan el tabique troncoconal y la porción superior del tabique muscular; la fusión de estos tres componentes cierra definitivamente la comunicación entre los dos ventrículos.
Un fallo en cualquiera de estos dos procesos provoca malformaciones congénitas que se denominan comunicaciones interventriculares , las que pueden ser de la porción membranosa, también llamadas comunicaciones altas que son las más frecuentes y de la porción muscular o bajas.
 
En el tronco cono, ocurre el más complejo de todos los tabicamientos, pues en su formación ocurre un proceso de proliferación celular cuyo resultado es un tabique en forma de espiral, que garantiza la salida de los grandes vasos de los ventrículos correspondientes.
Este es un tabique completo y su porción más caudal se relaciona con el tabique interventricular, pues llega hasta los infundíbulos de los ventrículos derecho e izquierdo.
En la secuencia de imágenes se observa primeramente, como las almohadillas troncoconales comienzan a crecer una frente a la otra en forma de espiral.
La segunda imagen muestra su unión, mientras en la tercera, se puede apreciar no solo la unión entre ellas sino también con el tabique interventricular, quedando completamente separado el tronco cono, lo que permite la salida de la arteria pulmonar del ventrículo derecho y de la arteria aorta desde el ventrículo izquierdo.
Observe que la forma en espiral de este tabique hace que la arteria pulmonar siga un recorrido anterior, lateral izquierdo y finalmente posterior, mientras la aorta lo hace por detrás, a la derecha y finalmente anterior. Cuando este tabique no se forma de esta manera se produce una malformación llamada transposición de grandes vasos.
 
Las malformaciones congénitas del corazón suelen ser muy frecuentes, existen varias clasificaciones, pero nos referiremos a la más usada, que plantea que pueden ser por defectos en las estructuras o por cambios de posición.
De las malformaciones por cambios de posición, la más importante es la dextrocardia. En pantalla aparece una imagen que representa una malformación de las más frecuentes; investiga su nombre y sus características.
Veamos algunas de las malformaciones más frecuentes producidas por defectos en la estructura.
 
Entre los defectos del tabicamiento podemos encontrar:
La comunicación interventricular de la porción membranosa, la más frecuente de todas las cardiopatías. Aunque es menos frecuente también puede producirse una comunicación en la porción muscular de este tabique.
Los defectos del tabique interatrial pueden ser del tipo ostium secundum donde se produce un cortocircuito en la porción alta del tabique. Aunque menos frecuente también pueden aparecer defectos tipo ostium primum.
 
El corazón, como órgano central del sistema cardiovascular, está situado en la parte media del mediastino inferior, sobre el centro tendinoso del diafragma entre ambos pulmones; incluido completamente en el saco pericárdico. Su eje mayor está orientado oblícuamente de arriba hacia abajo, de atrás hacia delante y de derecha a izquierda.
 
Para observar la superficie del órgano es necesario abrir y resecar parcialmente el pericardio como se muestra en esta imagen. Son evidentes las posibilidades de movilidad del corazón por su extremo apical, a la vez que se encuentra firmemente fijado por su base a expensas de los grandes vasos.
 
El corazón tiene forma cónica con una base dirigida hacia arriba, hacia atrás y hacia la derecha, formada por los atrios izquierdo y derecho y las porciones proximales de los grandes vasos; y un vértice orientado hacia abajo, hacia delante y hacia la izquierda, formado a expensas de la pared del ventrículo izquierdo.
De tal manera, para extraer el corazón del interior del saco pericárdico es necesario, además de abrir este último, seccionar todos los vasos sanguíneos según se señala en esta imagen.
 
Se describen en el corazón dos superficies o caras: una anterolateral o esternocostal y otra inferior o diafragmática; separadas por los bordes laterales izquierdo y derecho. Algunos autores dada la redondez del borde izquierdo y su relación directa con el pulmón de ese lado, prefieren denominarlo cara pulmonar.
La superficie cardiaca está marcada por la presencia de un surco de forma circular llamado surco coronario, que separa externamente las cavidades atriales de las ventriculares del corazón, y dos surcos perpendiculares al coronario a lo largo de las caras esternocostal y diafragmática en dirección a la punta del corazón: los surcos interventriculares anterior y posterior como sus nombres indican delimitan ambos ventrículos externamente.
 
La base cardiaca está conformada por los atrios izquierdo y derecho, el tronco de la arteria pulmonar, la parte proximal de la aorta ascendente, las porciones terminales de las venas cavas superior e inferior y las cuatro venas pulmonares. Son estos los vasos arteriales y venosos que conducen la sangre desde y hacia las cavidades cardiacas.
 
El corazón definitivo está constituido por cuatro cavidades: dos atrios y dos ventrículos.
La cavidad atrial derecha ocupa la parte superior derecha del órgano y tiene forma cúbica. Por su superficie interior se observan los orificios de desembocadura de las venas cavas superior e inferior y el seno venoso coronario; en su pared medial se destaca la presencia de la fosa oval y en la pared inferior el orificio atrioventricular derecho. El atrio derecho presenta una proyección anterior que se denomina orejuela o auriculilla, en cuyo interior se localizan los músculos pectíneos.
 
La cavidad ventricular derecha está situada por debajo y algo por delante del atrio derecho, obsérvese que sus paredes son relativamente delgadas. Su superficie interna es muy irregular, destacándose la presencia de músculos papilares donde se insertan las cuerdas tendinosas y abundantes trabéculas carnosas. Se observan además la valva atrioventricular derecha a nivel del orificio de igual nombre; y la valva sigmoidea pulmonar a nivel del orificio de salida de la arteria pulmonar. Ambas estructuras valvulares regulan en el primer caso el paso de la sangre del atrio derecho al ventrículo derecho y en el segundo del ventrículo derecho al tronco pulmonar.
Debe precisarse que, según la nómina anatómica internacional, el complejo valvular completo se denomina valva y que a cada uno de sus elementos componentes se le denomina válvula.
 
La cavidad atrial izquierda ocupa una posición posterosuperior con respecto al ventrículo izquierdo y a diferencia del atrio derecho su superficie interna es más lisa. En su pared posterior desembocan las cuatro venas pulmonares y en su pared inferior se localiza el agujero atrioventricular izquierdo. Al igual que el atrio derecho presenta una proyección anterior denominada orejuela o auriculilla izquierda.
 
La cavidad ventricular izquierda tiene forma cónica y se caracteriza por presentar una pared mucho más gruesa que la del ventrículo derecho, una superficie interna con abundantes trabéculas carnosas y dos músculos papilares en los cuales se insertan las cuerdas tendinosas de la valva atrioventricular izquierda.
 
En esta vista lateral izquierda se aprecian las cavidades atrial y ventricular que en conjunto forman el llamado corazón izquierdo; las mismas están ocupadas por sangre oxigenada o sangre arterial, a diferencia del corazón derecho en cuyas cavidades se encuentra sangre poco oxigenada o venosa. Obsérvese hacia la base del ventrículo la valva sigmoidea aórtica.
 
 
El paso de la sangre desde los atrios hacia los ventrículos correspondientes y desde éstos hacia las arterias aorta y pulmonar, se regula mediante unas estructuras que se sitúan en los orificios atrioventriculares rodeados por abundante tejido conectivo y que forman en conjunto el esqueleto cardíaco. Observen las valvas sigmoideas aórtica y pulmonar cerradas y las atrioventriculares abiertas, como corresponde a la diástole o relajación ventricular.
 
Un aspecto totalmente opuesto presentan las valvas durante la sístole ventricular, donde las sigmoideas están abiertas y las atrioventriculares permanecen cerradas. Obsérvese la composición de las valvas atrioventriculares izquierda y derecha.
 
La valva sigmoidea aórtica está formada por tres válvulas: posterior, lateral y medial. Obsérvense los orificios de salida de las arterias coronarias izquierda y derecha.
En un plano más profundo se observa también la valva atrioventricular izquierda.
Es importante precisar a través del estudio independiente las características de la valva sigmoidea pulmonar.
 
La valva atrioventricular izquierda está constituida por dos válvulas fijadas cranealmente al esqueleto fibroso del corazón y en dirección distal a los músculos papilares a través de las cuerdas tendinosas como se señala en la imagen.
 
Obsérvese en esta imagen la disposición general de las cavidades cardíacas, el tabique interventricular, sus porciones y las valvas atrioventriculares derecha e izquierda.
 
El esqueleto cardiaco es el sistema central de sostén del corazón, constituido por tejido conectivo denso con fibras colágenas gruesas, en el que se insertan los músculos y las valvas cardiacas, está formado por: la porción membranosa, del tabique interventricular, los trígonos fibrosos localizados entre los orificios arteriales y los orificios atrioventriculares y los anillos fibrosos que rodean los orificios de origen de las arterias aorta, pulmonar y los orificios atrioventriculares.
 
El corazón como órgano está irrigado por los ramos de las arterias coronarias izquierda y derecha, procedentes de la porción ascendente de la aorta, cuyas características serán estudiadas posteriormente. La disposición general de las arterias coronarias es a lo largo de los surcos coronario e interventriculares anterior y posterior; formando dos arcos arteriales perpendiculares entre sí. Desde éstos parten los ramos finos que se distribuyen por las paredes, tabiques y aparatos valvulares del corazón.
Es importante tener presente que existen variaciones individuales en los patrones coronarios entre una persona y otra y que además se establecen numerosas anastomosis entre ambas coronarias; lo cual tiene una elevada significación funcional y médica.
 
Observen en la vista posterior del corazón, la continuación de la arteria coronaria derecha, en la arteria interventricular posterior en dirección a la punta del corazón.
 
Una técnica imagenológica de alto valor diagnóstico es el estudio contrastado del estado morfofuncional de las arterias coronarias y sus ramificaciones. Obsérvese en esta imagen la correlación entre la imagen anatómica de cada coronaria y su imagen radiográfica.
 
La sangre venosa del corazón como órgano es drenada principalmente a la cavidad atrial derecha a través de tres sistemas venosos: venas del seno coronario, venas cardiacas anteriores y venas mínimas de Tebesio. El primero de ellos es el de mayor significación funcional, por el volumen de sangre que drena, seguido de las venas cardiacas anteriores.
 
Una formación morfofuncional de especial significado, es el sistema excitoconductor del corazón. Desde el punto de vista macroscópico está constituido por el nodo sinoatrial, localizado cerca del orificio de desembocadura de la vena cava superior, el nodo atrioventricular localizado en el tabique interatrial, cercano al orificio atrioventricular derecho, relacionados entre sí por fibras o haces internodales especializadas; así como un grueso paquete de fibras denominado Has de His que en dirección distal cabalga sobre el tabique interventricular y se divide entonces en dos ramas, izquierda y derecha que mediante ramificaciones más finas llegan a toda la musculatura ventricular.
Este sistema está constituido por fibras musculares cardíacas modificadas, que se especializan en la rápida conducción de impulsos.
Las fibras musculares modificadas que constituyen este sistema son de tres tipos: nodales, de Purkinje y de transición o seguidoras. Ustedes deben profundizar en las características microscópicas de estas fibras siguiendo las orientaciones del CD de la asignatura.
 
Además del control que ejerce el sistema excitoconductor sobre el funcionamiento del corazón, existe un control neurovegetativo a través del plexo cardiaco formado a partir de ramos de la cadena ganglionar simpática y del nervio vago.
 
 
El pericardio es un saco fibroseroso cerrado que incluye en su interior al corazón y la porción proximal de los grandes vasos. Tiene una capa externa fibrosa, que se observa en la imagen de la izquierda, y una capa serosa interna dividida en dos hojas: una parietal que reviste la superficie interna de la capa fibrosa y otra visceral que reviste la superficie externa del corazón, también llamada epicardio. Entre ambas hojas serosas existe una pequeña cantidad de líquido que actúa como lubricante.
Al abrir el saco pericárdico y seccionar los grandes vasos, se puede retirar entonces el corazón como se observa en la imagen de la derecha.
Resulta de especial importancia identificar, en radiografías simples del tórax, la imagen correspondiente a las distintas partes del corazón y los grandes vasos con los cuales se relaciona directamente. En la imagen se señalan algunas de ellas a modo de ilustración.
A continuación orientaremos las características morfofuncionales del corazón desde el punto de vista microscópico.
 
El corazón es un órgano que desde el punto de vista microscópico cumple con el modelo de órgano tubular, presenta una pared constituida por tres capas,
una interna denominada endocardio, una media miocardio y una externa llamada epicardio.
 
El endocardio reviste las cavidades, las válvas y los hilos tendinosos de los músculos papilares. En el se distinguen el
-Endotelio, constituido por células planas que descansan sobre la membrana basal que lo separa del tejido conectivo laxo que constituye el subendotelio, debajo de esta, uniendo al endocardio con el miocardio se encuentra el subendocardio, capa de tejido conectivo que contiene vasos, nervios y ramas del sistema de conducción de impulsos como las fibras de Purkinje, estas fibras poseen un diámetro mayor que las fibras cardiacas típicas, así como mayor cantidad de glucógeno, y menor cantidad de miofibrillas localizadas hacia la periferia. En los cortes teñidos con hematoxilina y eosina muestran un color más claro que las fibras cardiacas típicas.
El endocardio a nivel de los orificios de salida de las arterias aorta y pulmonar, así como de los orificios atrioventriculares se repliega hacia el interior del órgano formando las válvulas cardíacas las que presentan en su estructura un centro de tejido conectivo.
El grosor de esta capa varía, siendo mayor en las cavidades izquierdas y en el tabique o septum interventricular.
En su estudio independiente deben profundizar en la estructura y función de esta capa y de las valvas, relacionándola con los daños causados por la Fiebre Reumática y la Endocarditis bacteriana.
En la imagen se presenta el miocardio o capa media del corazón, esta es la capa más gruesa, su espesor es mayor en los ventrículos que en los atrios, sobre todo en el ventrículo izquierdo, está constituido por fibras cardiacas típicas, con una disposición variada, en cuya estructura, que ya fue estudiada en la Morfofisiología Humana I, es importante resaltar la presencia de los discos intercalares los que juegan un importante papel en la conducción de los impulsos nerviosos de una fibra a otra, garantizando las contracciones rítmicas de esta capa y por tanto la conducción de la sangre.
Junto con las fibras cardiacas existe una amplia red capilar que satisface sus requerimientos energéticos.
Las células musculares del atrio son más pequeñas que las del ventrículo y presentan pequeños gránulos neuroendocrinos que secretan la hormona péptido natriurético atrial.
Esta hormona incrementa la excreción de agua, sodio y potasio por los tubos contorneados del riñón y disminuye la presión por inhibición de la renina.
 
El epicardio es la capa más externa del corazón la misma se corresponde con la hoja visceral del pericardio seroso. En él se distinguen dos capas: una externa, constituida por fibras elásticas y una interna, el subepicardio, que está en relación con el miocardio, constituida por tejido conjuntivo laxo con abundantes vasos sanguíneos y linfáticos, nervios y tejido adiposo. Esta capa del órgano  tiene gran importancia en la práctica médica debido a que se afecta en diferentes enfermedades produciendo manifestaciones clínicas relacionadas con el roce pericárdico y el derrame pericárdico.
El ciclo cardíaco es el conjunto de eventos que ocurren desde el comienzo de un latido cardíaco hasta el comienzo del siguiente. Cada ciclo se inicia por la generación espontánea de un potencial de acción que se propaga a los atrios y ventrículos garantizando la contracción del músculo cardíaco.
El ciclo cardíaco consta de un período de relajación, denominado diástole, durante el cual el corazón se llena de sangre, seguido de un período de contracción llamado sístole, estos fenómenos son similares en las cavidades derechas e izquierdas, aunque asincrónicos, en correspondencia con las funciones que cumplen.
 En la imagen puede apreciarse además la mayor duración del período de diástole.
 
En la imagen se observa que el ciclo cardíaco está compuesto por dos períodos: la diástole y la sístole. La diástole para su estudio se divide en cuatro subperíodos: relajación isovolumétrica, ingreso rápido, diastasis y sístole atrial.
En la sístole se describen dos subperíodos: el de contracción isovolumétrica y el de eyección o vaciamiento ventricular.
A continuación describiremos las variaciones de presión, volumen, electrocardiograma y ruidos cardíacos.
 
En la imagen se resumen las variaciones que se producen en los subperíodos de la sístole.
En la contracción isométrica, el ventrículo comienza a contraerse aumentando rápidamente la presión ventricular, la cual se hace superior a la presión de los atrios, produciéndose el cierre de las valvas atrioventriculares y el primer ruido cardíaco.
Observen que el volumen de sangre en el ventrículo no varía, debido a que la presión ventricular no es lo suficientemente grande como para abrir las valvas sigmoideas. Cuando la presión ventricular se hace mayor que en las arterias, se abren las valvas sigmoideas y comienza el subperíodo de vaciamiento o eyección ventricular, en la medida que el volumen ventricular disminuye, también disminuye la presión dentro del ventrículo y no se producen ruidos cardiacos.
 
En esta imagen pueden apreciar gráficamente las modificaciones de presión y volumen durante la sístole, observen el registro de los ruidos cardíacos en el fonocardiograma, y el electrocardiograma que representa la actividad eléctrica del corazón, este último lo podrán comprender mejor más adelante en esta actividad orientadora.
 
En la imagen se resumen las variaciones que se producen en los subperíodos de la diástole.
Después de producirse la sístole, se inicia la diástole con el subperíodo de relajación isovolumétrica, aquí la presión ventricular comienza a disminuir y se hace menor que la de las arterias con lo cual se produce el cierre de las valvas sigmoideas y el segundo ruido cardiaco, el volumen de sangre en el ventrículo no varía, debido a que las valvas atrioventriculares no se han abierto.
La presión disminuida en el ventrículo permite que se abran las valvas atrioventriculares produciéndose el subperíodo de ingreso rápido, en consecuencia el volumen de sangre en el ventrículo aumenta, aquí no se producen ruidos.
Luego se produce la diastasis donde la sangre cae directamente de las venas, a través de los atrios en un ventrículo casi lleno, produciendo turbulencia que da lugar al tercer ruido cardiaco, este no es audible a través de la auscultación, observa además que la presión ventricular aumenta discretamente.
Al final de la diástole se produce la sístole atrial con lo cual se completa el llenado ventricular.
 
En la figura se muestran de manera integrada los dos períodos del ciclo. Les será de gran utilidad en su estudio independiente analizar las variaciones que se producen en el mismo siguiendo las orientaciones del CD.
 
En la imagen se observan los ruidos cardiacos, el primero se produce por el cierre de las valvas atrioventriculares y es de tono bajo y de larga duración, por su parte el segundo se produce por el cierre de las valvas sigmoideas y es de tono alto y breve.
El tiempo que transcurre entre el primer y segundo ruido se corresponde con la sístole, y entre el segundo y el primero, con la diástole. Esto tiene gran importancia desde el punto de vista médico.
 
Experiencias cotidianas demuestran el aumento de la frecuencia cardiaca en el ejercicio, las emociones y a veces como respuestas compensadoras en el corazón enfermo, y su disminución durante el sueño y algunas afecciones del mismo.
 Los mecanismos mediante los cuales se regula el volumen de sangre bombeado por el corazón son:
La regulación intrínseca o mecanismo de Frank-Starling, mediante el cual el corazón se adapta a los volúmenes cambiantes de sangre que ingresan a sus cavidades o sea el corazón impulsa toda la sangre que le llega sin permitir un remanso excesivo en las venas.
Y la regulación extrínseca comprende el control de la frecuencia cardiaca y fuerza de contracción del corazón por el sistema nervioso autónomo. Esta se pone de manifiesto en situaciones normales como el ejercicio o como mecanismo de compensación en el corazón enfermo.
 
En la imagen se observa un corazón de rana aislado in situ, pueden apreciar en el registro de la parte inferior que la estimulación del sistema nervioso simpático aumenta la frecuencia y fuerza de contracción, por su parte el parasimpático las disminuyen.
A continuación analizaremos los efectos de las variaciones iónicas del medio sobre la función cardiaca.
 
Si aumenta la concentración de potasio en el líquido extracelular disminuye la fuerza de contracción y también la frecuencia, produciéndose paro cardiaco en diástole.
 
El aumento de los iones calcio tiene efecto opuesto al potasio, estimulando el proceso contráctil y en consecuencia puede producirse paro en sístole.
 
Si aumenta la temperatura corporal, aumenta la permeabilidad de las células cardiacas a los iones, acelerándose el proceso de autoexcitación del nodo sinusal con lo cual aumenta la frecuencia cardiaca, produciéndose taquicardia.
Esto explica el aumento de la frecuencia cardiaca que acompaña a la fiebre.
 
En la imagen se muestra la propagación del impulso nervioso a través del sistema excitoconductor del corazón, observen que el mismo se inicia en el nodo sinoatrial, por lo que se considera el marcapaso del corazón, esto se debe a que sus fibras descargan con mayor frecuencia que en otras partes del mismo, este impulso se propaga a los atrios y al nodo atrioventricular donde se produce un retraso del impulso, lo cual evita la contracción simultánea de atrios y ventrículos; luego se propaga por el haz de His, despolarizándose el tabique y rápidamente por las ramas derecha e izquierda a las fibras de Purkinje, despolarizándose el músculo desde el endocardio hasta el epicardio.
El conocimiento del recorrido del impulso cardiaco es esencial para comprender el electrocardiograma.
 
El electrocardiograma es el trazado de los registros de los potenciales originados en el corazón y transmitidos a los tejidos vecinos, o sea, es el registro de la actividad eléctrica cardiaca a distancia, cuando se colocan electrodos sensibles a los cambios del campo eléctrico originado en el corazón.
 
En la imagen se representa un trazado electrocardiográfico. Observen que presenta una serie de ondas que traducen la actividad eléctrica cardiaca.
La onda P representa la despolarización de los atrios, la onda o complejo QRS representa la despolarización ventricular y la onda T la repolarización de los ventrículos.
 
En la imagen se analizan otros aspectos de importancia que se tienen en cuenta al evaluar un registro electrocardiográfico; el intervalo P-Q que es el tiempo transcurrido entre el comienzo de la onda P hasta el inicio de la onda Q, a veces denominado P-R cuando la onda Q no está presente.
El intervalo Q-T es el tiempo que transcurre desde Q hasta el final de T.
Los segmentos del electrocardiograma se caracterizan por no incluir ondas.
El segmento P-Q o P-R traduce el retraso del impulso nervioso en el nodo atrioventricular, el segmento S-T, la contracción mantenida del ventrículo y el segmento T-P, la diástole ventricular.
En tu estudio independiente debes relacionar estos eventos con el ciclo cardíaco; así como precisar su duración normal.
 
En la imagen se muestra la calibración del papel de registro electrocardiográfico, en el eje de las abscisas se representa el tiempo, observen que un cuadro pequeño representa 0.04 de segundo.
En el eje de las ordenadas, el voltaje, donde un cuadro pequeño representa 0.1 milivoltio. El conocimiento de estos valores es de gran utilidad para determinar el voltaje y duración de las ondas y otros eventos del electrocardiograma.
 
 La posición convencional en la que se colocan los electrodos de registro en la superficie corporal se denominan, derivaciones electrocardiográficas. Estas pueden ser estándar, unipolares aumentadas de miembro y precordiales. El conocimiento del registro de las derivaciones resulta muy importante ya que nos permite identificar alteraciones en cualquier parte del corazón. Deben profundizar en su estudio siguiendo las orientaciones del CD.
 
En la imagen se observa la posición del corazón, su base es negativa en correspondencia con la iniciación a nivel del nodo sinoatrial del proceso de despolarización, mientras que el ápice es positivo, así el vector de despolarización tiene un sentido de base a punta.
Rodeando el área cardiaca se localiza el triángulo de Einthoven, observen que el ángulo de su base que se dirige al brazo derecho es negativo en correspondencia con la base del corazón, mientras que el que se dirige a la pierna izquierda es positivo en correspondencia con el ápice, el ángulo que se dirige al brazo izquierdo puede ser positivo, aunque actúa como negativo en el caso de la derivación DIII.
Conociendo estas características es fácil recordar la posición de los electrodos en estas derivaciones: En DI el electrodo negativo se localiza en el brazo derecho y el positivo en el brazo izquierdo, en DII, el negativo se localiza en el brazo derecho y el positivo en la pierna izquierda, en DIII el negativo se localiza en el brazo izquierdo y el positivo en la pierna izquierda.
A la derecha se muestra el registro del complejo QRS en estas derivaciones, observen que es predominantemente positivo.
 
En la imagen pueden apreciar la localización de los electrodos en las derivaciones unipolares aumentadas de miembro, en aVR el electrodo positivo se coloca en el brazo derecho y el negativo se conecta mediante resistencias eléctricas al brazo izquierdo y pierna izquierda, el registro eléctrico del complejo QRS es predominantemente negativo.
En aVL el electrodo positivo se localiza en el brazo izquierdo y el negativo al brazo derecho y pierna izquierda, el registro del complejo QRS es isodifásico o sea un desplazamiento semejante hacia la parte positiva y negativa.
En el caso de la derivación aVF el electrodo positivo se localiza en la pierna izquierda y el negativo en los brazos derecho e izquierdo. Observen que el registro del complejo QRS es predominantemente positivo.
 
En esta imagen pueden observar los sitios donde se localiza el electrodo positivo o registrador en las derivaciones precordiales, el negativo se conecta mediante resistencias eléctricas a los tres miembros. Pueden apreciar además las características del registro del complejo QRS en las mismas.
En V1 y V2 el registro es predominantemente negativo en correspondencia con la base cardiaca, mientras que V4, V5 y V6 son positivas en correspondencia con el ápice del corazón que es positivo.
 
En el día de hoy orientamos el estudio de las características morfofuncionales del corazón, particularizando en su desarrollo, los aspectos macroscópicos y microscópicos que garantizan la contracción periódica del mismo, así como el registro de los potenciales de acción captados por electrodos colocados en la superficie corporal conocido como electrocardiograma.
 
 
Arribamos a las siguientes conclusiones.
 
El corazón comienza a funcionar en etapas tempranas del desarrollo en respuesta al incremento de las necesidades nutricionales del embrión, el mismo experimenta transformaciones en su morfología interna y externa que garantizan la adquisición de sus características morfofuncionales definitivas.
 
El corazón es un órgano muscular de forma cónica, situado en el mediastino inferior, dividido en cuatro cavidades que en comunicación con diferentes troncos arteriales y venosos garantizan la circulación de la sangre desde el ventrículo izquierdo hasta los tejidos, y desde éstos hacia el atrio derecho.
 
La pared del corazón está constituida por tres capas que desde adentro hacia fuera se denominan: endocardio, miocardio y epicardio, siendo el miocardio la más gruesa, fundamentalmente en el ventrículo izquierdo.
 
El pericardio es un saco fibroseroso que incluye en su interior al corazón y las porciones proximales de los grandes vasos, propiciando su fijación y adecuado funcionamiento.
Las características morfofuncionales del corazón explican los eventos mecánicos y eléctricos que se producen durante los períodos del ciclo cardíaco.
 
La regulación de la función cardiaca es intrínseca y extrínseca o neurohumoral.
 
Las características morfofuncionales de los componentes del sistema excitoconductor garantizan la contracción periódica ordenada del músculo cardíaco.
 
El electrocardiograma es el registro periférico, mediante un equipo adecuado del proceso de excitación del corazón, para lo cual se colocan electrodos en la superficie corporal que determinan las derivaciones electrocardiográficas.
 
En nuestra próxima actividad, orientaremos el estudio de las características morfofuncionales de los vasos sanguíneos, particularizando en su desarrollo y aspectos microscópicos, así como la circulación pulmonar. Se abordarán además las características físicas de la circulación sanguínea.
 




Los últimos comentarios acerca de esta página:
Comentado por Aisel, Mon Jun 2, 8:02 pm:
Por favor que alguien me diga como ver las imagenes

Comentado por Oscar, Tue Apr 22, 3:00 am:
Se te agradece el trabajo....pero tu sabes que los laminarios son fundamentales y sabes algunos no se encuentran en ningun lado....deberias ayudarnos con la mayor experiencia que tienes.

Comentado por nena, Tue Feb 18, 4:49 pm:

Comentado por marcos, Sun Jan 19, 12:39 pm:
la topografia no la vi

Comentado por maria pirela, Tue Jan 14, 10:37 pm:
es muy bueno para estudiar de un dia para otro pero asi no es

Comentado por julio leon, Sun Dec 15, 2:38 pm:
definitivamente, faltan consolidaciones, lo demas esta bien.

Comentado por carolina, Sat Nov 23, 4:50 pm:
me gusta todo q tenga q ver con la medicina

Comentado por marbelis montero, Sat Aug 10, 12:27 pm:
hola soy estudiante de medicina 1mer año y todo fino gracias a dios

Comentado por elizabeth c, Wed Apr 17, 7:31 am:
quiero por favor los laminario,si agien los tiene en formato digital??

Comentado por cami , Thu Mar 14, 5:31 pm:
es algo que me ayuda muchisimo



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=